El contrato de formación

El contrato para la formación y aprendizaje es una modalidad de contrato laboral cuyo fin es que el trabajador adquiera la formación profesional específica, teórica y práctica, de un oficio en su puesto de trabajo.

El objetivo principal del contrato es favorecer la inserción laboral de los jóvenes menores de 30 años y su cualificación profesional.

Antes de contratar
La actividad formativa ha de ser autorizada por el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) y se ha de presentar 30 días antes de la fecha de inicio.

Duración del contrato
Mínimo 1 año y máximo 3 años (mínimo 6 meses si el convenio lo permite).

Salario
La retribución del trabajador se fijara en proporción al tiempo de trabajo efectivo, de acuerdo con lo establecido en Convenio Colectivo sin que, en ningún caso, pueda ser inferior al salario mínimo interprofesional en proporción al tiempo trabajado.

Distribución de la actividad laboral y formativa
El contrato debe ser siempre a jornada completa.

Distribución el primer año: 75% trabajo y  25%  formación.

Distribución el segundo y tercer año: 85 % trabajo y el 15 % formación.

Requisitos del candidato
Se puede formalizar el contrato con candidatos menores de 30 años y que  no tengan una titulación oficial y / o más de 1 año de experiencia en la ocupación de la oferta.

Actividad formativa
La actividad formativa se recibe en el marco: del sistema de formación profesional para el empleo  (certificados de profesionalidad) o  del sistema educativo (título de formación profesional).

Autorización de la actividad formativa
El SEPE ha de autorizar la actividad formativa antes del inicio del contrato.

¿Cómo se hace la formación?
La formación se puede hacer en las modalidades a distancia y teleformación (online) en centros de FP o centros acreditados por el SEPE.

Los exámenes y tutorías siempre serán presenciales.